Archivos para octubre, 2013

¿Qué son los seres vivos?

Desde esta cuestión inicial podemos hacer un repaso que nos irá marcando el camino desde la mínima unidad de vida hasta los requisitos culturales.

Define Jesús Mosterín a los seres vivos como esos entes que surgen, se mantienen y se reproducen siguiendo el proceso de detección, procesamiento, almacenamiento y uso de información. Información como base para la vida de los seres desde su primera definición. Por información en este nivel primario entendemos, según Mosterín, “la aplicación simultánea y coordinada de miles de trucos sofisticados”. Y prosigue aclarando que “una vez descubierto, registrado y almacenado, puede ser aplicado una y otra vez en millones de ocasiones y en millones de organismos”. Por tanto, estos trucos son información. Y la acumulación y procesamiento de información, de trucos, es lo que permite la vida. La acumulación de información es la vida.

Veamos en un esquema cómo clasificamos los sistema de procesamiento de información los animales superiores:

El cerebro tiene la capacidad de transmitir información a otro cerebro, de crear una red de conexiones informacionales que es la cultura como aprendizaje social.

La tercera acepción de la palabra “cultura” según la RAE, tras su origen etimológico (cultivar), y conocimientos para desarrollar el juicio crítico, es la de cultura como “conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc.”. Cultus, en el la raíz del término, es la propiedad de un campo de estar cultivado. Pero tras muchos cambios, a partir del siglo XIX, se asocia la cultura a las “actividades recreativas con que las personas bien educadas entretenían sus ocios: lectura de novelas, asistencia a conciertos y representaciones de teatro, visita a exposiciones de pintura, etc”. Pero desde un punto de vista más antropológico, la palabra se asocia a técnicas, a formas de organización social, creencias religiosas, códigos morales, fiestas y pasatiempos. Afirma Mosterín que esta es la noción más actual del término. Y la verdad es que las diferentes versiones que los antropólogos han ido dando a lo largo del tiempo coinciden todas en torno al concepto de “herencia social” -que no biológica, la cultura se transmite por aprendizaje, no por genética-.

Veamos ahora la relación entre la cultura y la naturaleza. Dice Mosterín que la natura “es aquello que se tiene ya al nacer o que está determinado ya al nacer, lo congénito, es decir, lo genéticamente preprogramado o lo adquirido durante el desarrollo embrionario y fetal”. Ambos conceptos, “natura” y “cultura”, pertenecen a la idiosincrasia de los humanos, pero son conceptos opuestos, en el sentido de que la cultura se adquiere de otros, mientras que la natura posee componente hereditario genéticamente. Para que se entienda, un ejemplo claro es que por naturaleza podemos hablar, y por cultura podemos aprender idiomas.

Me ha parecido muy gráfico y apropiado también el ejemplo que da Mosterín para explicar cómo a veces la cultura va en contra de la natura, ya que por cultura nos torturamos físicamente, nos drogamos y emborrachamos, somos contamintantes, beligerantes y hasta tan “incultos” como para morir por ideas como las de la Patria. Y aunque el individuo pueda adquirir por sí mismo conocimientos culturales, la mayoría de la información de la que dispone es heredada de los demás, es herencia social que construye la cultura.

La información, base de la cultura, es algo que se transmite, que necesita un soporte, almacenamiento, transmisión de la información. Recurro al esquema clásico de la transmisión de la información que todos conocemos:

4v26n08-13109819tab07

Fuente: http://www.dfarmacia.com/farma/ctl_servlet?_f=37&id=13109819

Partiendo de este primer esquema para entender la información, podemos hacer una clasificación de tres formas:

  • Información como forma o estructura: es la información sintáctica, la que se refiere al alfabeto, las letras, el código o marco, desde el punto de vista más objetivo.
  • Información como correlación: es la semántica, el significado que se da al código.
  • Información en sentido pleno, pragmática: hace referencia al cambio que se produce en el receptor desde el punto de vista pragmático, de la relación mensaje-receptor.

Dentro de la información pragmática podemos hablar también de tres tipos:

  • Información descriptiva: teórica, los datos, el qué.
  • Información práctica: las habilidades, instrucciones, el know-how.
  • Información valorativa: evaluativa, preferencias, valores, metas, actitudes.

Tras este repaso del concepto de información que nos da Mosterín, afirma que “los animales superiores obtienen información por herencia biológica o por aprendizaje”, conclusión a la que podemos llegar con la información que tenemos hasta ahora. Veamos un esquema donde distinguir estos tipos de información adquirida:

El aprendizaje social, por lo general, es la imitación de lo aprendido por otro animal, que por la práctica del ensayo-error ya ha adquirido un conocimiento previo. La imitación es la forma de transmisión de los modelos de conducta desde los animales a nuestros grupos sociales.

El aprendizaje social transmite cultura.

Por tanto, como conclusión podemos obtener que la información biológica de un organismo no es cultura. Es cultura lo adquirido por aprendizaje social, lo que se transmite. Para que algo sea cultura, debe cumplir tres requisitos, concluye Mosterín: que sea información, que se transmita, y que se adquiera por aprendizaje social.

Entrada para inaugurar el cambio de la asignatura del blog, que ya ha servido para ir subiendo prácticas de Gestión de Bases de Datos y Archivos, Creación y Difusión de Nuevos Contenidos, y ahora, Gestión de la Documentación Audiovisual.