ENTRADA DE PRUEBA

Publicado: 13 de noviembre de 2013 en Uncategorized

Probando ifttt …….. ¿?

Anuncios

Para esta tercera práctica he tenido que pelear mucho con diferentes herramientas de Internet…

 

Me he registrado en TwitterFeed, y he insertado la dirección de RSS de mi blog. No sé exactamente para qué sirve esta herramienta. Después me he inscrito en ivoox, donde he descubierto que puedo suscribirme a los podcast de varios programas de Radio3 que suelo escuchar, ¡bien! Desde ahí he compartido a través de Twitter, incluyendo la etiqueta #gda que había que poner.

 

Y después he estado bicheando en paper.li, y he hecho este periódico. He creado categorías para buscas noticias de cine y de actualidad, y crear así mi periódico. Sigo sin saber si tiene que salir en Twitter cuando publico algo, o si hay que pinchar en las RSS. Pese a que pregunto a mis compañeros, todos parecemos igual de perdidos,… 

 

Al final de la práctica tengo la sensación de que he ido dando mi cuenta de correo a un montón de páginas, que ahora tengo un montón de correo spam nuevo en mi bandeja de entrada, y que para alguien como yo, que no tiene interés en el uso de este tipo de herramientas, no es algo muy práctico. No digo que no lo sea para quien le sepa sacar partido, en realidad es algo muy interesante, pero a un nivel subjetivo tengo que reconocer que no le daré uso más allá de las prácticas de esta asignatura.

 

Espero que la vinculación haya quedado bien hecha, y que haya salido bien este experimento.

PRUEBA…

Publicado: 12 de noviembre de 2013 en Uncategorized

Probando experimentos…

Tras visionar los dos documentales propuestos, ambos en torno a La Alhambra, estas son las conclusiones que saco:

En ambos se hace una contextualización previa, sobre orígenes, sucesiones de sultanes y momentos históricos, aunque con diferente profundidad e importancia en sus tramas. Como es fundamental, ambos destacan el hecho de que con la llegada de cada nuevo sultán, la estructura se veía modificada por la ampliación de palacios, cada cual más espectacular que los anteriores. También los dos tratan la importancia del agua en La Alhambra y el proceso de canalización que hubo de construirse para llevar el agua hasta el conjunto y sus jardines. Otro tema común, las torres vigía que alertaban de la invasión de los cristianos, mediante un inteligente sistema de mensajería por reflejos de luz.

 

Pero entremos más en las diferencias…

 

El documental de National Geographic se enmarca dentro de la serie de “Megaestructuras”, sobre proyectos de construcción inusuales. En este documental destacan las reproducciones con actores, la intervención de especialistas hablando sobre sus materias, y las ilustraciones en 3D que ponen imágenes a la evolución arquitectónica en sus diferentes fases, mezclado todo con un montaje forzado y desde el punto de vista técnico muy artificial, que busca la espectacularización y se queda en lo poco formal, a mi parecer.

En este se habla de los materiales, el barro rojo que le da el color, técnicas de construcción, mocárabes y problemática a la hora de plantear la obra. También hace un acercamiento histórico, pero yo al menos tuve la sensación e que me faltaba más… Todo con recursos pobres y repetición de planos, exceso de recreaciones, y testimonios de investigadores extranjeros ante un croma con imágenes de La Alhambra. Es como si aquí no hubiese profesionales que conociesen el monumento, o que los fiables realmente fuesen los extranjeros. O como si el documental se orientase al extranjero, la serie “Megaestructuras” de National Geographics de hecho es originaria de Estados Unidos, y su emisión por el canal National Geographic se hace en ese país, además de Reino Unido y Australia.

 

El documental que hace el programa “Crónicas” para La 2 de TVE, para mí, es más rico que el anterior. “Crónicas” es un programa de reportajes de ámbito nacional, de corte muy profesional. El título que lleva este en concreto es el de “El manuscrito descifrado”, y se realiza en un contexto lógico, como es el de la conmemoración de la fundación del Reino de Granada.

El trabajo que hacen sobre La Alhambra es un interesante documento audiovisual que toca diversos temas más interesantes y mejor narrados, a mi parecer, que el anterior. Para empezar, desde el punto de vista técnico, el montaje, los recursos utilizados, las transiciones y efectos son muy eficaces. Entiendo que los recursos son eficaces y están bien planteados cuando el espectador normal es capaz de visionar el total y pasan apenas desapercibidos, y el ojo entrenado para ello en cambio es capaz de observar la elegancia de las uniones entre bloques. En el de National Geographic esto chirriaba, era forzado, con un estilo anticuado. En el de La 2 hay un ejemplo de uso interesante del montaje narrativo en un momento en el que se habla de una batalla, y en lugar de recrear con actores, lo que llevaría mucho presupuesto y un resultado complicado de manejar, se utiliza como recurso una pintura de la batalla, que mediante el sonido y el movimiento de planos ilustra perfectamente la narración en off. Una solución muy inteligente, y mucho más acertada que las forzadas y artificiales recreaciones de National Geographic.

Destaca además el papel fundamental de las matemáticas griegas en el diseño arquitectónico, lo que además narrativamente le da más interés. Subraya estas afirmaciones con el testimonio de matemáticos, y diferentes expertos nacionales. Narraciones sosegadas que dejan espacio a travellings y paneos descriptivos que se recrean en los detalles, música que ilustra y ayuda al espectador a introducirse en el contexto, y testimonios en versión original, sin el “voice over” que resta credibilidad a un documento formal.

 

A fin de cuentas son diferentes estilos de producciones, y eso queda reflejado en la realización y preferencias de cada uno de los documentales. Personalmente me ha parecido más acertado el segundo, pero también hay que reconocer que ambos han realizado un gran esfuerzo de documentación y guionización previo, por lo que a la hora de acercarse a la historia del monumento, ambas son dos buenas opciones para visionar antes de una visita a La Alhambra.

¿Qué son los seres vivos?

Desde esta cuestión inicial podemos hacer un repaso que nos irá marcando el camino desde la mínima unidad de vida hasta los requisitos culturales.

Define Jesús Mosterín a los seres vivos como esos entes que surgen, se mantienen y se reproducen siguiendo el proceso de detección, procesamiento, almacenamiento y uso de información. Información como base para la vida de los seres desde su primera definición. Por información en este nivel primario entendemos, según Mosterín, “la aplicación simultánea y coordinada de miles de trucos sofisticados”. Y prosigue aclarando que “una vez descubierto, registrado y almacenado, puede ser aplicado una y otra vez en millones de ocasiones y en millones de organismos”. Por tanto, estos trucos son información. Y la acumulación y procesamiento de información, de trucos, es lo que permite la vida. La acumulación de información es la vida.

Veamos en un esquema cómo clasificamos los sistema de procesamiento de información los animales superiores:

El cerebro tiene la capacidad de transmitir información a otro cerebro, de crear una red de conexiones informacionales que es la cultura como aprendizaje social.

La tercera acepción de la palabra “cultura” según la RAE, tras su origen etimológico (cultivar), y conocimientos para desarrollar el juicio crítico, es la de cultura como “conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc.”. Cultus, en el la raíz del término, es la propiedad de un campo de estar cultivado. Pero tras muchos cambios, a partir del siglo XIX, se asocia la cultura a las “actividades recreativas con que las personas bien educadas entretenían sus ocios: lectura de novelas, asistencia a conciertos y representaciones de teatro, visita a exposiciones de pintura, etc”. Pero desde un punto de vista más antropológico, la palabra se asocia a técnicas, a formas de organización social, creencias religiosas, códigos morales, fiestas y pasatiempos. Afirma Mosterín que esta es la noción más actual del término. Y la verdad es que las diferentes versiones que los antropólogos han ido dando a lo largo del tiempo coinciden todas en torno al concepto de “herencia social” -que no biológica, la cultura se transmite por aprendizaje, no por genética-.

Veamos ahora la relación entre la cultura y la naturaleza. Dice Mosterín que la natura “es aquello que se tiene ya al nacer o que está determinado ya al nacer, lo congénito, es decir, lo genéticamente preprogramado o lo adquirido durante el desarrollo embrionario y fetal”. Ambos conceptos, “natura” y “cultura”, pertenecen a la idiosincrasia de los humanos, pero son conceptos opuestos, en el sentido de que la cultura se adquiere de otros, mientras que la natura posee componente hereditario genéticamente. Para que se entienda, un ejemplo claro es que por naturaleza podemos hablar, y por cultura podemos aprender idiomas.

Me ha parecido muy gráfico y apropiado también el ejemplo que da Mosterín para explicar cómo a veces la cultura va en contra de la natura, ya que por cultura nos torturamos físicamente, nos drogamos y emborrachamos, somos contamintantes, beligerantes y hasta tan “incultos” como para morir por ideas como las de la Patria. Y aunque el individuo pueda adquirir por sí mismo conocimientos culturales, la mayoría de la información de la que dispone es heredada de los demás, es herencia social que construye la cultura.

La información, base de la cultura, es algo que se transmite, que necesita un soporte, almacenamiento, transmisión de la información. Recurro al esquema clásico de la transmisión de la información que todos conocemos:

4v26n08-13109819tab07

Fuente: http://www.dfarmacia.com/farma/ctl_servlet?_f=37&id=13109819

Partiendo de este primer esquema para entender la información, podemos hacer una clasificación de tres formas:

  • Información como forma o estructura: es la información sintáctica, la que se refiere al alfabeto, las letras, el código o marco, desde el punto de vista más objetivo.
  • Información como correlación: es la semántica, el significado que se da al código.
  • Información en sentido pleno, pragmática: hace referencia al cambio que se produce en el receptor desde el punto de vista pragmático, de la relación mensaje-receptor.

Dentro de la información pragmática podemos hablar también de tres tipos:

  • Información descriptiva: teórica, los datos, el qué.
  • Información práctica: las habilidades, instrucciones, el know-how.
  • Información valorativa: evaluativa, preferencias, valores, metas, actitudes.

Tras este repaso del concepto de información que nos da Mosterín, afirma que “los animales superiores obtienen información por herencia biológica o por aprendizaje”, conclusión a la que podemos llegar con la información que tenemos hasta ahora. Veamos un esquema donde distinguir estos tipos de información adquirida:

El aprendizaje social, por lo general, es la imitación de lo aprendido por otro animal, que por la práctica del ensayo-error ya ha adquirido un conocimiento previo. La imitación es la forma de transmisión de los modelos de conducta desde los animales a nuestros grupos sociales.

El aprendizaje social transmite cultura.

Por tanto, como conclusión podemos obtener que la información biológica de un organismo no es cultura. Es cultura lo adquirido por aprendizaje social, lo que se transmite. Para que algo sea cultura, debe cumplir tres requisitos, concluye Mosterín: que sea información, que se transmita, y que se adquiera por aprendizaje social.

Entrada para inaugurar el cambio de la asignatura del blog, que ya ha servido para ir subiendo prácticas de Gestión de Bases de Datos y Archivos, Creación y Difusión de Nuevos Contenidos, y ahora, Gestión de la Documentación Audiovisual.

 

Tengo una propuesta genial que aúna nuevas tecnologías con ocio cultural. Vamos, para mí es genial porque la he pensado yo, pero aún así creo que es muy interesante.

Se trata de una actividad orientada a promover la interactividad en un pequeño “juego”, con aplicación dentro de un marco cultural tipo “Noche en blanco”. En Málaga hace unos años, además de mantener los museos abiertos hasta la madrugada, había diferentes actividades que ya recogían dentro del nuevo modelo de ocio algunas actividades dentro del ámbito audiovisual, como la creación de un corto únicamente grabado y editado durante esa noche, o la proyección de un paintball al que se podía jugar sobre la fachada del ayuntamiento.

Mi propuesta pretende ir un poco más allá y dar cabida a otros medios que cada vez se están integrando más en la vida diaria de los usuarios.

He pensado en crear una especie de “película” a trozos, que se vaya desarrollando a partir del escaneo de códigos QR de realidad aumentada en la pantalla del teléfono móvil. Esto dicho así ya se ha hecho, ya existe, pero en mi idea juegan más factores.

Hace un par de años, un compañero de la UMA creó una “aventura interactiva”, Bocachancla, un cortometraje que puede verse en http://www.youtube.com/watch?v=TiFlMeCe6BI En este experimento, a partir de la reproducción del primero vídeo podemos ir eligiendo las acciones que Bocachancla, el protagonista, va a ir haciendo, y en función de esas acciones creamos nuestra propia historia. Igual que en los libros de “Construye tu propia aventura” que leía de pequeña, en los que dependiendo de la acción que elegías saltabas a una página u a otra.

Partiendo de esta idea, podría diseñarse una aventura interactiva a través de la ciudad, de una ciudad tan cultural como Granada, en la que hubiese códigos QR de realidad aumentada escondidos en diferentes puntos, que se irían averiguando mediante pistas, como una “gymkana”. Al leer el código, el teléfono nos mostraría una escena de la historia que estamos creando en directo, guiada a través de una figura de animación sencilla, no tan básica como el “clip” del World, sino más en la línea de los zorros animados de los anuncios de Puleva,  y dependiendo de qué código encontremos antes esa historia se desarrollará en una u otra dirección.

Esta actividad está pensada para llevarse a cabo en grupo, de forma que se podrían crear diferentes subgrupos para que cada uno trabajase en una zona, y coordinar así un trabajo en equipo en toda la ciudad. Además, con los teléfonos inteligentes, podríamos ver desde la pantalla de nuestro smartphone la ubicación del resto de miembros de nuestro “comando de acción”, el avance que llevamos descubierto de la historia y recordar si fuese necesario las pistas anteriores para seguir avanzando en la composición de la historia final. Igual que se habla de una historia, puede aplicarse a una “búsqueda del tesoro”, por ejemplo, o un “rescate de la princesa”, el caso es que nosotros mismos vayamos desarrollando la historia a través de la interacción humana por el trabajo en equipo y la aplicación de las nuevas tecnologías.

Ni que decir tiene, que la actividad puede ir siendo twiteada para que los integrantes e los grupos puedan ir siguiendo desde su teléfono la actividad de los demás grupos. Además, hay aplicaciones para smartphones que permiten saber la ruta que cada persona está haciendo, y vincularla a Facebook, de forma que en Facebook podríamos ver un mapa con el recorrido de cada integrante.

Para incluir el elemento streaming, he pensado que al igual que los códigos van desvelando pistas, los usuarios pueden hacer uso de youtube por igual que de twitter, o que en los lugares donde se encuentren situados esos códigos haya cámaras que permitan ver en directo en un canal de youtube por dónde va desarrollándose la acción.

Creo que esta idea incluye de forma muy interesante la combinación de nuevas tecnologías como herramientas, en base al trabajo en equipo por la interacción humana, porque no debemos olvidar que la tecnología, al fin y al cabo, ha de estar al servicio de las personas, y ser usada, además de como herramienta de trabajo, como parte de su ocio. Es una forma también de acercar estas nuevos conceptos que a muchos aún les suenan a chino, y usándolas en una actividad lúdica podemos hacer una primera toma de contacto que deje a los usuarios con ganas de investigar y profundizar más en las opciones y posibilidades que las nuevas tecnologías pueden aportarnos en nuestra vida diaria.